Artículo de noticia

Comentarios al reportaje “Work faster or get out” de Human Rights Watch

H&M es una de las empresas de moda más concienciadas con la sostenibilidad a nivel global y acogemos de buen grado el seguimiento de nuestro trabajo de sostenibilidad. Hemos mantenido una comunicación estrecha con los investigadores de HRW desde que nos contactaron por primera vez en marzo de 2014. Respecto al reportaje de Human Rights Watch hemos ofrecido respuestas detalladas a sus cartas y nos hemos reunido con Human Rights Watch en Bangkok y en Phnom Penh durante el 2014. Hemos pedido información sobre las fábricas que aparecen en el reportaje para poder hacer un seguimiento, pero Human Rights Watch no ha querido compartir esa información. Nuestro equipo en Phnom Penh se reunió con HRW la semana pasada para continuar el diálogo.

11 mar, 2015

A continuación encontrarás más información sobre los temas aparecidos en el reportaje.

Listado de proveedores
En 2013, H&M fue una de las primeras y más grandes empresas de moda del mundo en hacer pública su listado de fábricas proveedoras. La lista incluye todas las fábricas que están aprobadas para producción por parte de cualquier marca del Grupo H&M. En 2014, ampliamos el alcance de esta lista todavía más para incluir las denominadas fábricas de procesado que en ciertos casos pueden ser subcontratadas por nuestros proveedores para realizar tareas muy concretas como estampaciones o lavado. Publicando la lista, queremos contribuir aún más a que la industria de la moda sea todavía más transparente y por consiguiente, más sostenible.

Relaciones industriales
Somos perfectamente conscientes de que las posibilidades que los trabajadores tienen para negociar y defender sus derechos son limitadas en muchos países. Por eso participamos en proyectos y programas que tienen como objetivo reforzar los derechos de los empleados de nuestros proveedores y su capacidad de negociar por cuenta propia sus condiciones a través de sindicatos u otros representantes de los trabajadores libremente elegidos.

En asociación con SIDA, la OIT y el sindicato sueco IFMetall, hemos lanzado un programa en Camboya destinado a reforzar las relaciones industriales en la industria textil y aumentar el número de acuerdos colectivos. Estos programas de formación individualizados se pusieron en marcha en 2014 con un grupo piloto de 7 fábricas y se ampliarán a varias fábricas más durante 2015. 

Unidades no declaradas
Una unidad no declarada es una infracción grave de nuestro Código de Conducta y puede llevar a la cancelación de la relación con el proveedor. Cuando detectamos una unidad no declarada exigimos que los proveedores presenten un plan de acción que deberá incluir un sistema de gestión con una política clara, bien documentada y completamente implementada y con rutinas comunicadas, con la designación de un equipo responsable y un mecanismo de control y seguimiento para evitar una infracción repetida. Si el proveedor no presenta un plan de acción sostenible o no está dispuesto a hacerlo, puede llevar a una cancelación de la relación empresarial. En tales circunstancias, se elabora un plan de deslocalización para no poner en peligro el bienestar de la plantilla de trabajadores.

Las fábricas no declaradas son una infracción grave de los derechos laborales, las normativas de salud y seguridad, así como de las leyes medioambientales, ya que no pasan por el mismo proceso de auditorías que H&M y otras marcas de la industria exigen como requisito previo para iniciar una relación laboral.

En mayo de 2013, H&M celebró una jornada sobre unidades de producción no declaradas para todos los proveedores camboyanos. En aquel momento, H&M concedió un periodo de gracia de dos semanas para revelar cualquier unidad de producción no declarada que hubiera sido utilizada el año anterior.

H&M ha distribuido una lista traducida de sus proveedores a los sindicatos locales y a los grupos de derechos laborales para fomentar las denuncias de unidades no declaradas.

Contratos temporales
Reconocemos que el uso frecuente de contratos cortos temporales en la industria textil camboyana constituye una violación de los derechos de los trabajadores que tiene que ser solventada por nuestra empresa y otros compradores. Desde principios de año, hemos implantado unos requisitos más estrictos con nuestros proveedores. Revisaremos los requisitos de nuestros contratos como primer paso para lograr contratos de duración indefinida. Se considerará que los proveedores que empleen trabajadores durante dos años en contratos temporales están infringiendo lo establecido en nuestro código de conducta. Todos los proveedores que cometan esta infracción deberán crear un plan para pasar a los trabajadores con contrato temporal a contratos indefinidos. Los auditores de nuestras fábricas velarán por la implementación de estos planes.

Para  asegurar que esta transición se realiza de una manera sostenible, trabajaremos estrechamente con otros actores en la industria. Principalmente, trabajaremos estrechamente con sindicatos nacionales e internacionales y asociaciones patronales para difundir este cambio entre los propios trabajadores, para que se entienda y se vea como un cambio beneficioso. Con ese fin, parte de nuestro compromiso con el gobierno camboyano será una clarificación de los contratos. Trabajaremos con asociaciones industriales y ofreceremos apoyo técnico a nuestros proveedores ya que esto tendrá un impacto significativo en sus prácticas de empleo actuales. La colaboración con otros compradores en Camboya será también importante ya que el tema de los contratos indefinidos afecta a toda la industria y una estrategia exitosa para cambiar esta práctica debería abarcar a toda la industria.

Horas extra
Un número excesivo de horas extra es uno de los problemas más comunes en toda la industria textil. En H&M tenemos una normativa estricta que dice que las horas extra deben estar dentro de los límites legales, ser voluntarias y remuneradas de manera adecuada y es uno de los puntos que verificamos mediante las auditorías. Esto es algo que nos alegra ver en los resultados de nuestra primera evaluación de nuestra fábrica piloto en Camboya. En esta fábrica piloto en particular, las horas extra se han reducido de 14 a 8 horas a la semana, situándose por debajo del límite legal de 12 horas a la semana.

Como parte de nuestro programa para un salario digno, estamos valorando mejorar aún más nuestras políticas de compras para asegurar que permite a nuestros proveedores disponer de un salario digno y reducir las horas extra. Nuestra política de compras debería permitir que nuestros proveedores paguen un salario digno. Durante el 2014, hemos iniciado mejoras para reducir los picos de producción de nuestros proveedores y permitirles preparar mejor los recursos de sus fábricas. Esto significa, entre otras cosas, que el proveedor puede mantener la fábrica abierta durante la temporada baja y asegurar el empleo de sus trabajadores.

Colaboración
La problemática a la que nos enfrentamos en los países en los que se fabrican nuestros productos es compleja y a menudo difícil de solucionar actuando como una única compañía. Por eso colaboramos con otras marcas en distintas iniciativas a escala global y local. Desde 2005, H&M ha apoyado el proyecto Better Factories Cambodia de la OIT, que tiene como objetivo mejorar las condiciones laborales en la industria textil de Camboya, uno de los países donde se confeccionan las prendas de H&M. El proyecto se ha ampliado a otros países como Bangladesh, Vietnam e Indonesia al amparo del programa Better Work. H&M apoya los diez principios de Global Compact de la ONU sobre los derechos humanos, las condiciones laborales, el medioambiente y contra la corrupción.

(www.unglobalcompact.org).

H&M uses cookies to give you the best experience on our website. If you continue to use our services, we'll assume that you're happy with this. Find out more about cookies.